Estratocúmulos

Los estratocúmulos son nubes de baja altura, suelen producirse por debajo de 2,4 km, se presentan a modo de banco o capa de nubes blanquecinas o grises, con algunas partes más oscuras a modo de masas redondeadas, que pueden estar unidas o sueltas.

Seguir leyendo

Anuncios

Cúmulos

Los cúmulos son nubes de baja altura, suelen estar entre 500 y 6.000 m, su desarrollo es vertical, son densas y de contorno bien definido, su aspecto es algodonoso, las partes superiores aparecen blanco brillante, son convexas y abullonadas, las bases son más oscuras y horizontales, pero si hay mucho viento, la parte inferior parece desgarrada por el viento.

Seguir leyendo

Estratos

Los estratos son nubes de baja altitud, por debajo de 2,4 km, generalmente entre los 0 y 300 m del suelo; están formadas por extensas capas horizontales de base uniforme. Su color suele ser grisáceo, los estratos se componen de pequeñas gotas de agua, o de pequeñas partículas de hielo si la temperatura es muy baja.

Seguir leyendo

Cirros

Los cirros son nubes delgadas, de aspecto fibroso o filamentoso y de color es blanco. Estas nubes se forman a gran altura, entre los 8 y los 12 km, donde la temperatura oscila entre -40º y -60ºC, por lo que la masa de aire, con un elevado contenido de vapor de agua, ser enfría hasta la saturación, produciendo cristales de hielo en vez de gotas de agua. Los fuertes vientos impulsan estos cristales y forman los filamentos o hebras que caracterizan a los cirros.

Seguir leyendo

Nubes

Un tema que tendrá bastante importancia en este blog son las nubes. A simple vista puede parecer un tema aburrido, pero en realidad resulta muy interesante una vez se conoce.

¿Quién no ha mirado las nubes alguna vez y ha intentado ver en sus formas la representación de algún objeto u elemento? O simplemente ha observado su densidad, su color y ha pronosticado si va a llover o no… Las nubes son un fenómeno meteorológico atrayente, sugestivo y bello.

Seguir leyendo

El fuego de San Telmo

Desde la Antigüedad, los marineros se han impresionado al ver durante las tormentas un resplandor azulado surgiendo de los elementos puntiagudos de sus embarcaciones, como mástiles, chimeneas o pináculos, la asombrosa visión de esta especie de rayos emanando de sus navíos, que a veces tenía aspecto de fuego, pero no quemaba, se unía a la inquietud que les provocaba comprobar que la brújula también se alteraba. La visión de este resplandor tiene una duración variable y a veces se produce acompañado de un sonido silbante o un zumbido, hecho que daba pie a explicaciones sobrenaturales.

Seguir leyendo