El fuego de San Telmo

Desde la Antigüedad, los marineros se han impresionado al ver durante las tormentas un resplandor azulado surgiendo de los elementos puntiagudos de sus embarcaciones, como mástiles, chimeneas o pináculos, la asombrosa visión de esta especie de rayos emanando de sus navíos, que a veces tenía aspecto de fuego, pero no quemaba, se unía a la inquietud que les provocaba comprobar que la brújula también se alteraba. La visión de este resplandor tiene una duración variable y a veces se produce acompañado de un sonido silbante o un zumbido, hecho que daba pie a explicaciones sobrenaturales.

Seguir leyendo

Anuncios